La Tunita

En Catamarca se manifiesta, como en casi ningún otro lugar de la Argentina, lo desarrolada, compleja y rica que fue la vida de los pueblos que la poblaron antes de la llegada de la cultura occidental.
 
Muchos lugares hoy deshabitados o muy poco habitados muestran indicios de haber sido poblaciones  muy numerosas. Sitios donde que hoy sólo son hermosos paisajes muestran enormes extensiones de terrazas de cultivo, restos de pueblos perfectamente organizados, fortalezas militares y lugares sagrados. Huellas de millares de seres humanos con una valiosísima cultura hoy casi desaparecida.

Uno de los sitios más asombrosos es el llamado “La Tunita”.

Se accede luego de una caminata por un bosque de cebiles, quebrachos, yuchanes y variedad de cactáceas.
El lugar sagrado está ubicado en un punto elevado del terreno, dominando casi todos los alrededores.
Está compuesto de enormes rocas huecas distribuidas en un espacio relativamente reducido, totalmente rodeado de cebiles, planta alucinógena usada por los chamanes: es un paisaje muy especial, probablemente un “centro clave para el mundo simbólico-religioso de La Aguada” (N. de la Fuente).
 
Dentro de estas rocas, o en los aleros de las más abiertas, se encuentran elaboradísimos  dibujos: jaguares, cóndores, serpientes, guardas, chamanes, guerreros…

La gran piedra central, con un enorme alero con una bóveda dividida en tres bóvedas más pequeñas, es conocida por los arqueólogos como “La Sixtina”, por la gran cantidad y riqueza de las pinturas que la colman.
Numerosas figuras humanas y animales de gran tamaño se alternan con otras más pequeñas, algunas muy poco visibles, conformando un espacio casi sin lugares vacíos, que se puede admirar por horas. Estas pinturas no son contemporáneas sino que han ido agregándose por más de cinco siglos, desde aproximadamente el año 450 DC. Hoy conviven conformando un inmenso mural que expresa un mundo sagrado ya desaparecido.
 
“Sus pinturas de jaguares, serpientes y ¿chamanes? en asociación es patrimonio exclusivo de la llamada cultura de la Aguada, (...) las imágenes de las pinturas rupestres de La Tunita que descubrimos son las mismas imágenes de la cerámica, la piedra y los metales”. (N. de la Fuente).

Hoteles

Para visitar este atractivo puede alojarse en los siguientes hoteles
Hotel La Aguada Catamarca